Avisar de contenido inadecuado

Colgajo Libre de Fíbula o Peroné.

{
}


Image not available.

La reconstrucción mandibular dentro de la cirugía de cabeza y cuello ha sido un tema muy debatido y estudiado a lo largo de la historia y, especialmente, en los últimos 50 años. La extirpación de lesiones tumorales extensas da lugar, a menudo, importantes defectos óseos y de partes blandas, con sus consiguientes secuelas estéticas y funcionales.

Desde el punto de vista estético se produce una retrusión del tercio inferior de la cara sobre todo si la mandibulectomía incluye la zona sinfisaria y parasinfisaria. En estos últimos casos se produce también una ptosis importante del labio inferior.

Cuando la resección afecta al cuerpo de la mandíbula, se produce una clara asimetría facial con hundimiento del lado afecto. Dicha asimetría es más acusada si en la resección se incluye el cóndilo.

Funcionalmente, las secuelas más importantes son: la incompetencia del labio inferior, la incontinencia salival,la dificultad severa para la masticación y deglución, y los trastornos en la articulación de la palabra.

Por un lado, la mandíbula no reconstruída tiende a la retrusión y desviación hacia el lado de la resección. Por otro, los movimientos previos verticales son reemplazados por movimientos oblicuos o diagonales controlados por una sola articulación temporomandibular. La lengua presenta limitación en cuanto a movilidad y fuerza se refiere y los trastornos de la sensibilidad propioceptiva inducen a una incoordinación de los movimientos mandibulares.

Es conocido que los colgajos microquirúrgicos permiten disponer una variedad de tejidos que posibilitan la reconstrucción de defectos complejos secundarios a exéresis oncológica, traumatismos severos, infecciones y malformaciones congénitas o del desarrollo.

Aunque en nuestro medio tiene sus aplicaciones, en los centros asistenciales dominicanos solo existe a nuestro saber un equipo quirurgico que de manera limitada realiza reconstrucciones microquirúrgicas, entendemos que esta es otra opcion terapeutica que en muchos países de habla hispana desde hace tiempo se ha estado empleando y consideramos pertinentes desde el punto de vista teorico hacer esta especie de revisión bibliográfica de esta técnica quirúrgica, fundamental para la reconstruccion funcional de la mandibula y maxilar con implantes dentales.

No existe la voluntad de las autoridades sanitarias, por ende tampoco la infraestructura adecuada, es momento que algún servicio de cirugia maxilofacial de nuestro país se motive en esta técnicas de reconstrucción microquirurgicas y se convierta en centro de referencia.

El colgajo de peroné es un colgajo libre microvascularizado que permite aportar hueso, piely musculo, y esta indicado para la reconstruccion mandibular y la infraestructura del maxilar superior.

El colgajo de peroné aporta un hueso largo y fuerte y puede incluirse un componente fasciocutaneo, muscular e isla de piel adyacente. La primera circunstancia a considerar es la necesidad de tejidos para reconstruir un defecto concreto y la importancia relativa de cada uno de los componentes: hueso, cobertura externa, cobertura interna o musculo.

El colgajo de hueso peroné fue descripto inicialmente por el australiano G. Ian Taylor (1975) et al., usando un abordaje por vía posterior.

Gilbert et al., en 1979, introdujo un abordaje lateral más simple, siendo el que se utiliza hoy en día.

 TAGS:

 

Kuperman (1985) realizó un estudio anatómico en el cual postuló que el peroné estaba irrigado por una colateral del tronco tibio-peronéo y cuatro o cinco ramas provenientes de la arteria peronéa separadas entre sí por una distancia promedio de 5 cm.

En 1983 Z. W. Chen (1929-2004)  y conocido como el padre de la reimplantacion de miembros junto con Wang Yan describen el colgajo compuesto osteocutaneo de Peroné.  


 TAGS: TAGS:

En 1988, el Dr. David Hidalgo comienza a utilizar este colgajo para reconstrucción mandibular. Así es como desde hace aproximadamente dos decadas se utiliza este colgajo como una de las principales técnicas reconstructivas mandibulares.

La reconstrucción mandibular dentro de la cirugía de cabeza y cuello ha sido un tema muy debatido y estudiado a lo largo de la historia. La extirpación de lesiones tumorales extensas da lugar, a menudo, a importantes defectos óseos y de partes blandas, con sus consiguientes secuelas estéticas y funcionales. Luego de una resección mandibular, estéticamente, se produce una retrusión del tercio inferior de la cara sobre todo si la mandibulectomía incluye la zona sinfisaria y parasinfisaria, además de una marcada ptosis del labio inferior.

Cuando la resección afecta al cuerpo mandibular, se produce una clara asimetría facial con hundimiento del lado afectado. La asimetría es aún mayor si se incluye el cóndilo en la resección.

Funcionalmente, los pacientes presentan: incompetencia del labio inferior, la incontinencia salival, la dificultad severa para la masticación y deglución, y además de trastornos para la articulación de la palabra. La mandíbula no reconstruida tiende a la retrusión y desviación hacia el lado de la resección.

Existe un cambio en los movimientos mandibulares en los cuales los movimientos previos verticales son reemplazados por movimientos oblicuos o diagonales controlados por una sola articulación temporomandibular. Se presenta también una limitación en la motilidad y fuerza lingual, además del trastorno de la sensibilidad propioceptiva dada por el nervio dentario inferior.

Se han empleado injertos óseos como alternativa de reconstrucción de defectos óseos mandibulares sólo iguales o menores a 4 cm, ya sean congénitos, por traumatismos, secuelas oncológicas e infecciosas, los cuales tienen como finalidad restablecer la integridad anatómica y funcional de una estructura ósea alterada.

Image not available.

Al igual que se han estudiado diversos materiales implantológicos, sin embargo, estos no poseen la capacidad natural de inducir el proceso de regeneración ósea, haciendo de ellos materiales biocompatibles pero inertes o de “relleno”, ya que no sustituyen las características óseas.

 

Es así que para defectos mandibulares mayores a 4 cm, se requiere idealmente de una estructura ósea autóloga con vascularidad propia para disminuir al mínimo la resorción ósea y hacer más fácil al osteoinducción del área a reconstruir. 

El colgajo libre de peroné ofrece grandes ventajas para la reconstrucción mandibular.

  • Una de las más importantes es la longitud de hueso que nos otorga, aportando un mínimo de 4 cm y un máximo de 25 cm.
  • Es posible incorporar al segmento óseo una isla de piel para reconstruir el defecto de partes blandas de la cavidad oral.
  • La piel de la región, recibe irrigación por ramas septocutáneas y musculocutáneas de la arteria peronea; la cuales suelen ser entre 4 y 7, siendo los vasos musculocutáneos más numerosos a nivel proximal y las ramas septocutáneas a nivel distal.

  • La morbilidad es mínima en la zona donante.
  • Permite trabajar dos equipos quirúrgicos diferentes en la misma intervención. 
  • La gran vascularización perióstica permite la posibilidad de realizar múltiples osteotomías de remodelación
  • Adicionalmente, la reinervación sensitiva del parche cutáneo es posible, mediante una anastomosis del nervio cutáneo sural lateral con un nervio receptor apropiado. Aunque se describe una reinervación sensitiva del colgajo sin necesidad de anastomosis nerviosa en gran número de casos.
  • La viabilidad del parche cutáneo oscila entre el 95,5 y el 100%. Para asegurar esa viabilidad es conveniente diseñar la paleta cutánea centrada en el tabique intermuscular y en la unión del tercio distal con el tercio medio del hueso, e incluir una cuña muscular (sóleo y flexor largo del primer dedo) para asegurarse de que se incluyen las perforantes musculocutáneas.

El colgajo de peroné ha demostrado ser el más versátil para la reconstrucción mandibular, gracias a la gran longitud ósea que podemos utilizar y a la posibilidad de incorporar una amplia paleta cutánea para cobertura de tejidos blandos intraorales. Como desventajas hay que señalar que, en un 15% de varones en los que, altura del peroné, no podrán colocarse implantes y un porcentaje algo mayor en mujeres.

Se requiere de varias osteotomías para adaptarla a las dimensiones mandibulares y esto obliga a colocar material de osteosíntesis y, impidiendo así la colocación inmediata de implantes. Además de tener poca altura en pacientes dentados, por la discrepancia entre la altura del colgajo y de la mandíbula remanente. Más tiene solución, reconstruyendo con el peroné en doble barra o realizando una distracción vertical secundaria del peroné.

En pacientes oncológicos, si el paciente requiere radioterapia postoperatoria se difiere la colocación de implantes hasta 9 y 12 meses tras el final de la misma; momento en el cual se retiran los tornillos con las miniplacas, y se colocan los implantes.

La reconstrucción mandibular; al igual que de los defectos de partes blandas si los hubiera, puede realizarse en el mismo acto quirúrgico de la resección (reconstrucción primaria), o en un segundo tiempo quirúrgico (reconstrucción secundaria).

La reconstrucción primaria, es técnicamente más fácil que la diferida, (no existen fibrosis ni retracción, las relaciones anatómicas se pueden mantener) aparte de mantener un costo es menor de una segunda intervención, sin añadir morbilidad y permitiendo una incorporación más rápida y plena a la vida social y laboral.

Es por eso que se debe plantear una reconstrucción integral y lo más perfecta posible, intentando aportar hueso y tejidos blandos para la reconstrucción de defectos de partes blandas extraorales e intraorales si los hubiere.

Tendremos que tomar en consideración múltiples variables al momento de pensar en la reconstrucción como:

  • Tipo, tamaño y posición del defecto óseo. 
  • Cantidad y calidad del hueso remanente.
  •  Tamaño del defecto de partes blandas, tanto intraoral como extraoral.
  •  Calidad de la vascularización local.
  • Existencia de cirugía previa. 
  • Cirugía regional adicional que se desarrollará en ese momento.

 

Repercusión social

 El colgajo de peroné junto con el de cresta iliaca han revolucionado las técnicas dereconstrucción mandibular.Es la única opción de reconstrucción microquirúrgica para defectosmayores de 14 cm. Puede obtenerse una longitud de hasta 26 cm de peroné.

Muchos cirujanos lo consideran de elección incluso en defectos de menor longitud dado que es más fácil realizar su tallado y que condiciona menor morbilidad en la zona donante que el de crestailiaca.El colgajo de peroné es el método más utilizado para reconstrucción mandibular. 

Factores que afectan la decisión terapéutica

La elección del colgajo de peroné como opción reconstructiva depende de diversos factores:

– Características del defecto a reconstruir: longitud del defecto óseo, localización deldefecto óseo, defectos de partes blandas acompañantes.

-Características del paciente: enfermedad de base, edad, estado dentario, altura man-dibular, características de la zona donante.

–Experiencia del equipo quirúrgico. Deben evaluarse los pulsos tibial posterior y dorsal del pie. Deben valorarse el color,edema, cicatrices, insuficiencia venosa y otras anomalías de las piernas.

Debe realizarse un estudio de la anatomía vascular de las piernas en el preoperatorio (hasta en un 20% de los casos existen variaciones anatómicas o pueden afectarse los vasospor arterioesclerosis) mediante angiografía, eco-doppler o angioresonancia. Actualmente laangiografía ha sido la prueba estándar para valorar el aporte vascular a las piernas y ha sidorecomendada por la mayoría de los cirujanos antes de realizar un autotrasplante de peroné.

Sin embargo, las características invasivas de la técnica y la posible morbilidad asociada handado paso a tests menos invasivos.

Indicaciones para el tratamiento

– Necesidad de reconstruir hueso mandibular. Se pueden transferir hasta 20-25 cm de hueso cortical y soporta la realización de múltiples osteotomías para adaptarlo al defecto. Es la única opción microquirúrgica para defectos mayores de 14 cm.

–Defectos mandibulares con defectos de cobertura. Puede elevarse como colgajo osteo-fasciocutáneo. La tasa de éxito de la isla cutánea es del 90%. La experiencia y el cono-cimiento de la anatomía de la isla cutánea han llevado a un aumento de la capacidadde conservar las perforantes y mejorar por tanto la tasa de éxito de la isla cutánea.

Existen por tanto una serie de medidas para elevar la isla cutánea con una tasa eleva-da de éxitos:-Centrar la isla cutánea en los 2/3 distales de la pierna, donde existen mayor den-sidad de perforantes derivadas de la arteria peronea.

-Realizar una isla cutánea tan larga como se pueda, aunque no se necesite (se des-epiteliza el segmento sobrante y se entierra), para incorporar el mayor númeroposible de perforantes.-Incluir un fragmento de flexor largo del primer dedo para incorporar las perforan-tes musculocutáneas.

-Defectos mandibulares con defectos de cobertura intra y extraoral simultáneamente o con necesidad de orientación tridimensional de un segundo defecto de cobertura(variante de Maskelé).

-Reconstrucción de rama y cóndilo mandibular. Permite deslizar el hueso hasta la cavi-dad glenoidea, incluso anclar el menisco si estuviera presente, con mínima disección ysin lesionar el nervio facial.

-Reconstrucción mandibular en edad pediátrica. Hay autores que establecen que es elcolgajo de elección en edad pediátrica. Al no afectar a los centros de crecimiento distal y proximal, no altera el crecimiento de la pierna. Además parece que la neomandíbula reconstruida podría crecer al mismo ritmo que la mandíbula remanente. Además la cresta iliaca está formada principalmente por tejido cartilaginoso en edad pediátrica.

–Reconstrucción mandibular en pacientes obesos y en mujeres con posibilidad de embarazo posterior, por estar contraindicado el colgajo de cresta iliaca.

– Reconstrucción de la infraestructura del maxilar superior
 
En el momento de la rehabilitación funcional dentaria, el peroné acepta implantes de pequeño-mediano tamaño. Debido a la cantidad de miniplacas y tornillos necesarios para fijar las osteotomías y conseguir una buena estética, se colocan los implantes en este colgajo de forma diferida.
 
Si el paciente es sometido a radioterapia postoperatoria esperamos entre 9 y 12 meses tras el final de la misma. En ese momento se retiran los tornillos y las miniplacas, y se colocan los implantes. El porcentaje de osteointegración de los implantes se han reportado de hasta 96,6%, porcentaje que desciende al 90% a largo plazo (superior a tres años).
 
 Anatomía
 
La arteria peronéa (a.fibularis) y sus dos venas satélites, constituyen el pedículo del colgajo fibular.

Vazcularización Arterial: La arteria peronéa tiene un calibre promedio de 2 mm. (en piezas adultas inyectadas) y la longitud útil ( de aplicación quirúrgica ) es de 8 a 12 cm. desde la bifurcación externa del tronco tibio peronéo hasta la primer rama colateral destinada a la diáfisis peronéa.

Desde su origen se dirige hacia abajo y afuera, luego su trayecto es vertical siguiendo el borde interno del peroné hasta el límite inferior del ligamento interoseo donde se divide en sus dos ramas terminales, arteria peronéa anterior y posterior En el tercio superior de la pierna transcurre entre el músculo tibial posterior y sóleo, luego más abajo lo hace debajo del flexor propio del dedo grueso.

La arteria peronéa da origen con respecto a éste colgajo, a las siguientes colaterales:

1) Arteria Nutricia: ingresa al peroné por el agujero nutricio que se encuentra habitualmente en la cara posterior tercio medio y aporta vascularización al endostio. De escaso calibre no la encontramos en 6 casos (30%).
2) Arterias Segmentarias Músculoperiósticas: a través de las inserciones musculares peronéas irrigan el periostio diafisario. Son numerosas (3 a 6), e inconstantes en su ubicación. Están íntimamente relacionadas con los músculos flexor largo propio del dedo grueso, peronéo lateral corto y largo.

 TAGS:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras ramas que da la arteria en la región:

3) Arteria del sóleo: originada del tercio medio de la arteria peronéa, es constante y constituye el pedículo principal del músculo. Es necesario ligarla en casos de querer llevar solamente hueso fibular en el colgajo; si se la conserva puede incluirse el músculo sóleo.

4) Ramos superficiales: Dos (2) son constantes en el tercio medio de la pierna y de buen calibre. Existen además otras 2 a 5 inconstantes.

Retorno Venoso: Se realiza a través de dos venas satélites de la arteria peronéa que reciben los ramos afluentes algunas veces en forma de plexos que acompañan a las colaterales arteriales. El calibre promedio es de 2,5 mm. en piezas anatómicas de adultos formolizadas e inyectadas con látex.

El fragmento óseo de peroné posible de ser utilizado oscila entre los 20 y 25 cm., dado que es necesario conservar ambos extremos para asegurar la estabilidad del tobillo y rodilla.


 
 
Angioresonancia
 
Section of a Fibula flap
 
Anestesia general.
– Traqueotomía (valorar indicación).
– Intubación nasotraqueal.
– Taponamiento orofaríngeo.
– Hipotensión mantenida hasta el momento de realizar la anastomosis microvascular.
– Para evitar el vasoespasmo durante la anastomosis microquirúrgica vascular se debecontrolar la hipovolemia, la hipotensión y la hipotermia.
– Monitorización anestésica.
– Controles adecuados durante reanimación, con especial atención a vía aérea, sangrados, evitar hipotensiones y cambios bruscos de tensión y control térmico.
 
 Medicación perioperatoria
– Antibióticos, para reducir el riesgo de infección postoperatoria.
– Corticoides para reducir edema y dolor postoperatorio.
– Protector gástrico.
– Analgesia intra y postoperatoria.
– Repoición de fluidos intravenosos, incluida transfusión sanguínea si fuera necesario.
– Ansiolíticos.
 
 Cirugía
– Preparación de pedículos receptores.
– El colgajo puede elevarse simultáneamente a la ablación.
– Decúbito supino.
– Evaluación de las perforantes cutáneas con eco-doppler.
– Diseño de la isla cutánea según las necesidades y localización de las perforantes (esmejor diseñar una isla mayor que el defecto y después ajustarla a las necesidades según la localización de las perforantes).
– Antes del tallado del colgajo determinar cuál es la pierna más adecuada teniendo encuenta si la isla va a ser para defecto intra o extraoral, si los vasos receptores van aestar en la zona anterior o posterior del cuello y características anatómicas de la vascularización de las piernas. Como regla, para los defectos intraorales se tomará la pierna contralateral al defecto en caso de defectos de cuerpo o sínfisis mandibular. Piernahomolateral al defecto en caso de reconstrucción de articulación temporomandibular.
– Torniquete a 350 mm en el muslo (puede utilizarse dependiendo de las preferencias del cirujano).
– Visualización de perforantes septocutáneas y musculocutáneas. Se debe incorporar músculo flexor hallucis longus o sóleo o bien realizar disección de perforantes intramuscu-lares si las perforantes cutáneas son principalmente musculocutáneas.
– Preservar 6 cm de hueso a nivel proximal para evita el daño al nervio peroneo y 8 cma nivel distal para la estabilidad del tobillo.
– Deben utilizarse sistemas de osteosíntesis (placas de reconstrucción o miniplacas).Algunos autores realizan el contorneado del peroné en la zona donante, antes de seccionar el pedículo, otros prefieren realizar las osteotomías y adaptación del peroné enla mesa de trabajo.
– Si es necesaria aportar más altura para conseguir más reborde alveolar puede reali-zarse el diseño en doble barra.
– Pueden colocarse implantes de forma inmediata o bien como procedimiento secunda-rio.
– El cierre del defecto puede realizarse de forma primaria o mediante injerto cutáneo.Debe evitarse la compresión excesiva para evitar síndromes compartimentales.
– Se aconseja dejar drenaje en el lecho del peroné para evitar hematomas que puedanproducir síndromes compartimentales.
– Férula posterior con el tobillo en posición neutra.
– La anastomosis microvascular se realiza después de colocar el hueso en posición.
– Deben colocarse los drenajes cuidadosamente y evitar aspiraciones en zonas próximasa la anastomosis.
– Puede colocarse una sutura en la piel del cuello que señale la localización de la anas-tomosis microvascular para el control postoperatorio con doppler o dejar colocados ter-minales de doppler dentro del lecho quirúrgico.
– La monitorización del colgajo debe ser frecuente en las primeras 72 horas para detec-tar precozmente los problemas (cada 2 horas en las primeras 24 horas, cada 3 horaslas siguientes 48 horas).
 
Técnica quirúrgica

Se realiza marcación del peroné, incluyendo cabeza y maléolo lateral, mediante palpación (figura 1 y 2), además de la marcación con Doppler de las perforantes localizadas a nivel del borde posterior del peroné.

 TAGS:

Se marca el segmento óseo a ser utilizado que va desde 4 cm bajo la cabeza hasta 6 cm sobre el maléolo lateral. La isla de piel va desde 6 cm bajo la cabeza del peroné hasta 8 cm sobre el maléolo lateral. Mantener al paciente con la rodilla flexionada y la cadera rotada internamente ayuda a la disección,

 TAGS:

Se incide el borde anterior de la isla de piel y se realiza disección en plano suprafascial hasta evidenciar el tendón del músculo peronéo largo en el cual se cambia al plano subfascial en este momento se encuentra el septum posterior en el cual se encuentran las perforantes de la arteria peronéa.

 TAGS:

Se realiza incisión a nivel del borde posterior de la isla de piel y se realiza la disección en plano suprafascial hasta evidenciar el septum intermuscular posterior, en el cual están localizadas las perforantes.

 TAGS:

Se retraen y separa los músculos peroneós, extensor hallucis longus y extensor digitorum longus, dejando una pequeña pestaña de músculo adherido al hueso para evitar la disrupción del periostio.

 TAGS:

 TAGS:

En este momento se realiza disección y separación del septum intermuscular con los vasos perforantes de los músculos Sóleo y Flexor Hallucis Longus. Se realizan las osteotomías con sierra a nivel superior e inferior, identificando y protegiendo el nervio peronéo común (Figura 8).

 TAGS:

Se tracciona el peroné hacia lateral y se sección la membrana interósea, para comunicar los abordajes anterior y posterior. Se diseca la arteria peronéa proximalmente hasta obtener el pedículo vascular de adecuada longitud y se secciona el pedículo a nivel distal.

 TAGS:

 

 Full-size image

Foto 5

 TAGS:

  TAGS:

Foto 8

Cuidados postoperatorios
– Estancia en reanimación quirúrgica o UCI 24-48 horas.
 
– Monitorización de la vitalidad del colgajo: visualización directa y comprobación del llenado vascular, eco-doppler, laser-doppler, doppler-color, sangrado activo de isla cutánea, monitorización térmica.
 
– La vascularización adecuada de la isla cutánea implica que el pedículo está patente. En los colgajos con perforantes cutáneas inadecuadas pueden tener compromiso delaporte vascular a la isla de piel pero recibir un aporte vascular al hueso adecuado. En las reconstrucciones en las que no es necesario utilizar aporte de piel puede diseñarse una isla cutánea que sirva como “monitor” y posteriormente resecarla. El control con eco-doppler del pedículo permite también valorar la patencia del pedículo. Si existendudas sobre la viabilidad ósea puede realizarse también una gammagrafía ósea.
 
– Monitorización del sangrado postoperatorio y de los drenajes.
– Profilaxis antitrombótica: (ya señalado en generalidades).
– Deambulación sin cargar la pierna donante desde el segundo día postoperatorio.
– Retirada de apósito sobre el injerto de piel al quinto día.
– Puede comenzar a cargar la pierna donante al quinto día con ayuda de un andador.
– Si no se ha utilizado injerto cutáneo para cerrar el defecto de la pierna, la pierna donante puede empezar a cargarse con deambulación desde el quinto día.
– Se instaura dieta oral a los 10-15 días.
 
 
 

La incorporación de la implantología osteointegrada en la rehabilitación oromandibular de pacientes oncológicos de cabeza y cuello, ha mejorado espectacularmente los resultados estéticos y funcionales. 

Branemark y Lindstrom utilizaron implantes en injertos óseos libres. Riediger, fue el primero en colocarlos en colgajos de cresta ilíaca y Navarro Vila y cols. en el colgajo osteomiocutáneo trapecial.

Para una perfecta rehabilitación funcional de los pacientes debemos resolver problemas que afectan a la masticación, deglución, salivación, y mejorar los resultados estéticos. Para conseguir todo esto es necesario un perfecto acoplamiento de las superficies dentarias de ambos maxilares. Además, la buena vascularización de los colgajos microquirúrgicos favorece la incorporación de implantes para la recuperación de la función masticatoria de los pacientes. 

Como consecuencia de la reconstrucción mandibular y la radioterapia, se producen cambios en la musculatura orofacial, irregularidades óseas, pérdida del vestíbulo, alteraciones de la sensibilidad, xerostomía y atrofia de las mucosas que contraindica el uso de prótesis convencionales ya que éstos pueden producir irritación, ulceración y exposición ósea, que a veces terminan en una osteorradionecrosis.

Gracias a la estabilidad protésica que proporcionan los implantes osteointegrados, no es necesario adelgazar el colgajo ni realizar vestibuloplastias secundarias en muchos casos, lo que facilita el procedimiento terapéutico.

Hay dos condiciones mínimas exigidas para la colocación de implantes osteointegrados:

- Altura ósea mínima de 10 mm. 
- Anchura ósea de aproximadamente 5,3 mm para colocar un implante de 3,3 mm de ancho y dejar 1 mm de hueso alveolar en cada cortical.

Se ha demostrado que los colgajos óseos microvascularizados aceptan estadísticamente mejor los implantes que el hueso alveolar normal debido a su gran vascularización y, por ello, el efecto adverso de la radioterapia es mínimo. El colgajo de cresta ilíaca es el de mejor aporte vascular seguido por el peroné y la escápula.

La colocación de los implantes puede hacerse de forma inmediata (en el mismo acto quirúrgico). o diferida, una vez que han transcurrido un mínimo de 6 meses de la cirugía. Nuestro criterio, siempre que sea posible, es realizar la implantología de forma inmediata, ya que aporta una serie de ventajas:

• Rehabilitación funcional más rápida. 
• El acceso a la neomandíbula es más sencillo que en la colocación diferida. 
• Evitamos retracción de partes blandas y labio inferior. 
• En los pacientes que van a recibir radioterapia postoperatoria se disminuye el periodo de tratamiento en 1 año.

Recomendamos bajar el libro Raising of Microvascular Flaps para las tecnicas quirurgicas y Reconstruvtive Microsurgery, en nuestra seccion de libros gratis.

 

Colgajo Libre de Perone

{
}
{
}

Deja tu comentario Colgajo Libre de Fíbula o Peroné.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.