Avisar de contenido inadecuado

Revisión Bibliográfica 15.

{
}

 TAGS:

Implant survival in maxillary and mandibular osseus onlay grafts and native bone: A 3 year clinical and computerized tomographic follow up

Sbordone L, Toti P, Menchini G, Sbordore C, Guidetti F Int J Oral Maxillofac Implants. 2009;24:695-703.

 

El tratamiento mediante implantes dentales (ID) para reemplazar la ausencia de las piezas dentarias es hoy el método de elección entre los cirujanos orales y maxilofaciales. En un artículo reciente, la tasa de supervivencia de los ID a los 5 años es aproximadamente del 96%.

Para la colocación de los ID es imprescindible disponer de un volumen óseo suficiente para asegurar la estabilidad primaria, así como resultados óptimos de osteointegración. En pacientes con un volumen óseo escaso o insuficiente se recurre a los injertos de hueso autólogo (IHA) como primera opción. En muchas ocasiones la colocación de los ID tiene lugar al mismo tiempo que se realiza el injerto óseo, y otras veces se hace en los 3 a 6 meses posteriores al injerto óseo.

En contraposición al aumento del volumen óseo mediante injertos, existe la posibilidad de utilizar ID cortos o implantes cigomáticos.

El objetivo del presente estudio es valorar la supervivencia de los ID colocados en un maxilar y una mandíbula atróficos reforzados mediante bloques de IHA, comparados con ID colocados en posiciones similares y en huesos sin injertar. Se realiza un estudio retrospectivo entre los años 2000-2002 que incluye a 40 pacientes con atrofia maxilomandibular intensa que requerían rehabilitación protésica y posteriormente la colocación de ID.

A todos los pacientes se les realizó una tomografía computarizada (TC) denta-scan preoperatoria para analizar y medir rigurosamente la cresta alveolar residual. Se realizaron IHA en las crestas alveolares menores de 6 mm de anchura y 7 mm de altura ósea.

Estos injertos eran obtenidos de la cresta ilíaca y la sínfisis mandibular y diseñados en bloques de injertos óseos "onlay" tanto en vertical como en horizontal sobre la cresta alveolar, fijados con tornillos de titanio. Los espacios entre los bloques óseos eran rellenados también con chips de hueso autólogo.

Se colocaron en total 197 ID, de los cuales 109 lo fueron sobre injertos óseos (56 en el maxilar y 53 en la mandíbula). Tras 3 a 5 meses del postoperatorio se colocaron los ID en el hueso alveolar injertado y no injertado, y pasados 6 meses se realizó la prótesis dental final.

El seguimiento clínico-radiológico se realizó anualmente mediante un examen clínico y un denta-scan durante 3 años consecutivos.

De los 88 implantes sobre el hueso sin IHA, solamente se observó el fracaso de un implante; es decir, la supervivencia fue del 98,9%. En cuanto a los 109 ID en el hueso injertado, también se observó un único fracaso; es decir, el 99,1% de tasa de éxito. La medición de la reabsorción ósea se realizó por el denta-scan. La media de reabsorción ósea en el hueso maxilar fue de 4,6 mm en la zona vestibular y de 3,8 mm en la zona palatina en los IHA sinfisaria; de 3,4 mm en vestibular y de 2,6 mm en palatino en los IHA de cresta ilíaca, y finalmente de 3,2 mm en vestibular y de 2,1 mm en palatino en el hueso no injertado.

Por lo tanto, existe una tasa de supervivencia de los ID en el hueso injertado similar al hueso no injertado, y la reabsorción ósea es mayor en los injertos sinfisarios que en los injertos de cresta ilíaca y hueso no injertado. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Revisión Bibliográfica 15.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.