Avisar de contenido inadecuado

Revisión Bibliográfica 5.

{
}

 

 TAGS:

Treatment of chronic sialadenitis by intraductal penicillin or saline

 Antoniades D, Harrison JD, Epivatianos A, Papanayotou P. 

J Oral Maxillofac Surg 2004; 62: 431-34.

La sialoadenectomía para el tratamiento de las sialoadenitis crónicas, es un procedimiento con un alto coste en términos económicos y de morbilidad. Siempre se pueden buscar otros procedimientos, sobre todo en el caso de la parótida. La habilidad de la glándula para recuperar su funcionalidad o permanecer libre de síntomas si desaparece la obstrucción, es un hecho demostrado experimental y clínicamente. Muchas glándulas submaxilares resecadas con diagnóstico de sialoadenitis son normales hitológicamente. Experimentos recientes han puesto de manifiesto la importancia etiológica de la inactividad secretoria debido a obstrucciones por microsialolitiasis. Los autores adoptan una técnica ya utilizada por Quinn y Graham en 1973, que se basa en la instilación de antibióticos de forma intraductal en las parotiditis supurativas recurrentes. Los autores empezaron a emplear esta técnica en Tesalónica (Grecia), disponiendo en la actualidad de suficiente número de pacientes y con un periodo de seguimiento razonable como para presentar esta comunicación.

Realizan el estudio en la Universidad de Tesalónica; 55 pacientes presentaban sialoadenitis submaxilar crónica y 27 parotiditis crónica. El diagnóstico se establece por la historia clínica y un examen que incluye radiografía y sialografía.

Los síntomas eran disconfort e inflamación, a menudo en relación con las comidas y emisión de material purulento. En la sialografía existía dilatación de conductos y ausencia de llenado de los conductos secundarios y terciarios. Instilan penicilina en 44 pacientes a nivel del conducto de Wharton, en dos de ellos de forma bilateral. También en el conducto de Stenon en 18 pacientes. El suero salino solo se instiló en el Wharton de 11 pacientes y en el Stenon de 8, y penicilina seguido de suero salino en un caso de conducto de Stenon. Dilatan el orificio con una sonda lagrimal, y después, lo canulan con un tubo del 19 de polietileno en la glándula submaxilar y del 21 en el Stenon.

La solución contenía 1 millón de Unidades Internacionales de penicilina G en 5 ml de suero salino normal o suero salino solo. Realizan llenado hasta que el paciente sienta disconfort u observan aumento del tamaño glandular. El reflujo se evita con presión digital. El volumen de la solución que emplean varía entre 0,5 y 1,5 ml para la glándula submaxilar, y 1,5 y 2 ml para la parótida. Los síntomas agudos se tratan con antibióticos antes de las instilaciones. Realizan seguimiento telefónico, instando al paciente a volver si se repite la clínica.

En los pacientes con afección submaxilar el rango de edad era de 12-65 años. De ellos 32 eran hombres y 23 mujeres. La duración de los síntomas oscilaba de 4 días a 20 años. En los 44 pacientes tratados con penicilina fueron aplicadas de 2 a 19 instilaciones con una media de 7,1, en un periodo de 1 a 36 semanas. En los pacientes con instilación de suero salino se realizan de 1 a 10 instilaciones en periodos superiores a 8 semanas. Identifican sialolitos radio-opacos en 35 casos, que tras comenzar el tratamiento descargan espontáneamente en 13, mientras que en 7 pacientes se retira del orificio quirúrgicamente.

Valoran el tiempo de lavado tras la sialografía; con penicilina, el lavado variaba desde 5-45 minutos antes a 1-5 minutos después. Tres pacientes presentaron recurrencia a los 27 meses, 29 meses y 5 años respectivamente. Contactaron con 22 de 55 pacientes tratados, 20 de los cuales estaban libres de síntomas (16 de penicilina y 4 de salino) en un periodo que oscilaba entre 1 y 15 años y 1 y 3 años respectivamente. Los otros estaban libres de síntomas tras la recurrencia tratada.

El rango de edad de los pacientes con parotiditis crónica oscila entre 8-65 años, con 16 hombres y 11 mujeres en este grupo. Los síntomas oscilaban entre 1 día y 10 años. En 18 casos instilaron penicilina entre 2 y 28 ocasiones, en un periodo variable entre una semana y dos años. En ocho casos aplican salino con 4-10 instilaciones en un periodo entre 1-12 semanas.

En un paciente se usó penicilina y salino. Un paciente desarrolló sensibilidad a la penicilina tras 5 aplicaciones. Identifican sialolitos radio-opacos en 8 casos y, tras aplicar el tratamiento, retiran uno del conducto quirúrgicamente. El tiempo de lavado disminuye también en este grupo. En dos pacientes verifican recurrencias a los 18 meses y 8 años respectivamente. Consiguen contactar con 15 de los 27 pacientes tratados. Catorce de ellos se encontraban libres de síntomas. Un paciente presentó recurrencia a los 8 años y volvió a ser tratado con instilaciones.

Los microsialolitos se definen como concreciones que solo se ven microscópicamente. Se pensaba que los buenos resultados obtenidos por la instilación de penicilina se basaban en que ésta alcanzaba los microbios remanentes en el parénquima glandular, pero la opción del salino indica que es la irrigación por sí misma el factor más importante. Esta hipótesis es apoyada por autores como Baurmash. Los autores no emplean anestésico con las instilaciones como hicieron Quinn y Graham. Concluyen que la instilación intraductal de antibiótico o suero salino tiene mucho que ofrecer en el tratamiento de la sialoadenitis crónica y que sería interesante investigar el posible papel de la instilación con esteroides sistémicos.

{
}

Álbum de fotos de Revisión Bibliográfica 5.

2 de 2

Ver fotos de Revisión Bibliográfica 5.

{
}

Deja tu comentario Revisión Bibliográfica 5.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.