Avisar de contenido inadecuado

Sir Harold Delf Gillies (1882 - 1960).

{
}

 TAGS:

 

Esta es mi orden: Sé valiente y ten ánimo;

no tiembles ni tengas miedo;

Yavé tu Dios está contigo adonde quiera que tú vayas.

Deuteronomio 31:6

 

Harold Delf Gillies, nació el 17 de junio 1882 en Nueva Zelanda, y más tarde se estableció en Londres, otorrinolaringólogo, que es considerado como el Padre de la Cirugía Plástica. 


Vida personal 
Gillies, nació en Dunedin, Nueva Zelanda. Fue el más joven de los ocho hijos de Robert y Emily Gillies. Aunque su padre murió cuando tenía cuatro años, a Harold no lo dejaron ni  a  su familia en la miseria. Su padre había sido un agente de la tierra con éxito, un miembro del Parlamento, y una figura destacada en la comunidad empresarial de Dunedin.

En sus memorias inéditas, el hermano mayor de Harold escribió que "estábamos bien dotados de los bienes del mundo a través de los esfuerzos exitosos de mi padre". Estos esfuerzos hicieron posible que Harold asistiera a la escuela preparatoria en Inglaterra, y luego unirse a sus hermanos en Wanganui Nueva Zelanda College. Cuando niño se fracturó el codo lo que le tenia con limitaciones en la movilidad del mismo. 

Aunque se sabe poco acerca de la capacidad académica de Harold, parece que se destacó en la mayoría de los deportes, especialmente el críquet. Mientras que en Wanganui College fue capitán del equipo de Primera en una serie de partidos, incluyendo uno contra Australia en 1900. Ese mismo año fue nombrado como el  mejor jugador joven en el país.

Entró en la Universidad de Cambridge (Inglaterra) en 1901, y de nuevo fue su destreza deportiva en lo cual se destacó. Se convirtió en un remero de primera y fue instrumento clave en ayudar a su equipo a ganar en Henley en 1902. También representó a su Universidad en el golf en tres ocasiones y llegó a las semifinales del Campeonato Amateur de St Andrews en 1903. 

Sin embargo, las habilidades naturales de Harold no se limitan a la arena deportiva. También resultó ser un pintor competente, un talento que surgió durante su juventud y que culminó con una exposición de su obra en 1948 en el Art Foyale Gallery de Londres. 

Autocaricatura hecha por Gillies en la copia de su libro que le regalo a Jerome Webster en 1944.

Probablemente no sea coincidencia que Harold Gillies, se destacara en la práctica de la "cirugia estética y reconstructiva" (como se desstacó más tarde el campo). Mientras que su destreza física lo convirtió en un maestro cirujano, su habilidad artística sustenta gran parte de la obra que hizo más tarde en la remodelación de la gente con rostros desfigurados. Un colega suyo, una vez escribió que "en muchos cientos de horas de asistencia o en la observación, Gillies una ves en  el quirófano,  yo nunca le vi realizar un movimiento apresurado o mal ejecutado. Todas las acciones de sus manos fueron siempre suave, precisa y ágil".

De la granja a  Cirujano Extraordinario 
Gran parte de la juventud de Harold se la pasó en la granja familiar. Gillies a menudo recordaba una infancia feliz, una infancia " en la que se  pescaba y se cazaba pavos salvajes y habia una yegua familiar llamada Brogo". Pasó la mayor parte de sus vacaciones escolares con su hermano Bob, que tenía una pequeña granja en la Isla Sur. Durante su estancia  esquiló ovejas en los puestos de trabajo de las granjas vecinas para ganar dinero para la universidad, y en su tiempo libre, pescaba con mosca ya que su hermano  era un pescador entusiasta.

 TAGS:

Dos de los hermanos de Harold ya habían estado en la Universidad de Cambridge en el momento en que él llegó allí en 1901. El contraste entre Nueva Zelanda e Inglaterra no podría haber sido más marcado. Tomando un entrenador de Southampton, llegó a Caius College (Cambridge) que más tarde describió como "un insulto psicológico y arquitectónico",  pero su veneración por el Colegio nunca estuvo en duda. 

A pesar de su disgusto por Cambridge, Gillies sobresalió tanto en lo social como académicamente. Se convirtió en uno de los estudiantes más populares en Cambridge y fue bien conocido por sus chistes. En una ocasión, un jefe de la universidad que estaba a punto de marcharse en su carro encontró que el eje de atrás había sido robado. La broma había sido ideada por Gillies. Por el contrario, un compañero de estudios con el nombre de KD Pringle recordó que Gillies era un hombre "versátil y brillante", que se dedicó por completo a sus estudios. Cuando los demás se reunirá después de las clases para el café y la conversación, Gillies iba a su habitación y seguía estudiando. 

Gillies dijo no conocer por qué eligió la medicina como una carrera y cuando le preguntaron, él contestó, "creo que fue algo que tuvo que ver con que yo tenía dos hermanos que eran abogados".  Sin embargo, dada su destreza física, Gillies tenía una habilidad natural para la cirugía, y esto le llevó a realizar el entrenamiento formal en St. Bartholomew Hospital de Londres.  Fue nombrado cirujano de la  Douglas Harmer House, director del recién creado Departamento de Oído, Nariz y Garganta.

A Gillies lo llegaron a calificar en 1910 como escribiera Harmer, un tanto proféticamente, "creo que hay razones para creer que va a alcanzar una posición alta en su profesión". Ese mismo año Gillies fue nombrado Miembro del Real Colegio de Cirujanos (FRCS) y adjudicado la Beca de Investigación Luther  Holden en St Bartholomew.

Gillies  se casó con Kathleen Margaret Jackson, el 9 de noviembre de 1911, en Londres. Tuvieron dos hijos. Kathleen murió en el 1957 y se caso por segunda vez con Majorie Clayton, quien fue su asistente quirúrgica por muchos años y tuvo dos hijos mas, su hijo menor Michael Thomas Gillies siguió a su padre en la medicina.

Además de su carrera como cirujano, era también un golfista campeón y bromista empedernido. Durante muchos años su casa fue en el 71 Frognal , en el corazón del pueblo de Hampstead en Londres. Una placa azul en la parte delantera de la casa  ahora conmemora su vida y obra. 


Formación 

La Primera Guerra Mundial 

Gillies tenía 32 años cuando la Primera Guerra Mundial estalló. Anticipándose a que pronto se nesecitaria sus servicios se unió a la Cruz Roja y posteriormente fue enviado a Bélgica como un oficial encargado. En su camino a Bélgica, una serie de acontecimientos ocurridos lo llevaron lejos de cirugía general y le dio un interés en la "obra plástica".

En el puerto de canal de Boulogne, se encontró con el francés Auguste Valadier. Valadier que había creado una unidad médica especializada para el tratamiento de heridas de la mandíbula, estaba experimentando con la toma de tejido de otras partes del cuerpo, un proceso que a Gillies le excitaba mucho. También se reunió con un cirujano dental Americano, Bob Roberts, quien le prestó un libro alemán sobre el tema de la mandíbula y la cirugía de la boca. Recordando el incidente, Gillies escribió: "Me di cuenta que me había dado una rama de la cirugía que fue de gran interés para mí", y agregó: "Mi primera inspiración [para el trabajo plástico] vinieron de las pocas imágenes en el libro alemán. " 

Animado por estos acontecimientos, Gillies fue a París a solicitar una reunión con el cirujano más importantes de Europa: Hippolyte Morestin. Morestin le recibió cortésmente y le permitió ver una operación de cáncer de la cara. Gillies, vió como Morestin eliminaba el tumor canceroso y colocaba en la herida un colgajo de piel bajo la mandíbula del paciente. Aunque este método no era nuevo, era una experiencia nueva para Gillies. Después de observar  a Morestin, Gillies escribió: "Yo sentí un impulso tremendo de hacer algo más que la cirugía de la destrucción".

Gillies, no perdió tiempo en hacer una presentación en el ejército británico para una unidad de cirugía plástica. Sin duda alguna, una sensación de urgencia, como los franceses ya habían creado unidades de cirugía plástica en Boulogne, Etaples, Amiens y París. Gillies descubrió que los franceses no estaban muy interesados en compartir sus conocimientos. En una segunda visita a Morestin, a Gillies se le negó la entrada a la sala de operaciones donde antes había sido bien recibido.  

El 11 de enero de 1916, Gillies fue ordenado por el Ministerio de la Guerra de Cambridge Army Hospital, Aldershot, "Unidad especial relacionada con la cirugía plástica". Su solicitud de una unidad británica se había concedido:  iba a ser el primer cirujano plástico de Gran Bretaña con la plena responsabilidad de desarrollar  la unidad de Aldershot. Pragmático como siempre, pasó £ 10 de su propio dinero y compró las etiquetas para clasificar todas las lesiones en la mandíbula y la cara.

Sir Harold Delf Gillies, by Harry Furniss, 1910s - NPG D122 - © National Portrait Gallery, London

Luego regresó a la Oficina de Guerra y se les entregó las etiquetas, solicitando que estas sean entregadas a hospitales de campaña en Francia. Dentro de unas semanas los heridos comenzaron a llegar a Aldershot con sus etiquetas clavadas en sus uniformes. Gracias a Gillies, la cirugía plástica en el Reino Unido estaba a punto de convertirse en una realidad. 

"Es un arte nuevo y extraño" 
La reconstrucción de la cara mediante la toma de tejido de otras partes del cuerpo no era una idea nueva. Durante siglos, los cirujanos de la India ha estado practicando una forma de la rinoplastia, en forma de media luna colgajos de la piel se obtuvieron de la frente de los pacientes y de moda en las reconstruciones de narices.

Durante el siglo 19, los franceses y los alemanes habían desarrollado una técnica mediante la cual la piel podía ser transferida de una parte del cuerpo a otra. En efecto, para el tiempo de Gillies se habían hecho progresos considerables en la obra plástica pero la estética era de importancia secundaria: "Nadie, al parecer, había prestado gran atención a la estética, ni siquiera los franceses, que podría ser sensibles a ella." 

Para Gillies, la cirugía plástica no sólo restaura la función de hacer que la persona parezca normal y a veces más hermosa que antes. Fue impulsado por la idea de que el cirujano debe ser creativo, imaginativo - de hecho, un artista. Él describió su trabajo en Aldershot como "un arte nuevo y extraño", y de hecho lo era, para antes de Gillies había poca preocupación por cómo el paciente luciera.

Gillies nunca vaciló en su creencia. Muchos años después, en el primer Congreso Internacional de Cirugía Plástica en Estocolmo (1955), declaró, "dentro de nosotros todo lo que hay es una abrumadora necesidad de cambiar algo feo e inútil en alguna otra cosa más bella y funcional." 

El tema del arte sustenta gran parte del trabajo Gillies. Por ejemplo, además de describir su trabajo en forma escrita, fue el primer cirujano en realizar los registros pictóricos de pre-y postoperatorios de reconstrucción facial. Gillies inicialmente llevó a cabo esta tarea, pero el cargo fue a parar a un artista, Henry Tonks (1862-1937). Tonks, un cirujano y un profesor en la Slade School of Art, se convirtió en el historiador gráfico de las lesiones de la cara de la Primera Guerra Mundial y un destacado artista en tiempos de guerra.

 TAGS:

Esto pronto fue insuficiente y un nuevo hospital dedicado a la reparación facial se desarrolló en Sidcup. Hospital que la Reina inauguró en junio de 1917 y con sus unidades de convalecencia proporcionado más de 1.000 camas. Ahí Gillies y sus colegas desarrollaron muchas técnicas de cirugía reconstructiva facial, más de 11.000 operaciones se realizaron en más de 5.000 hombres (la mayoría de los soldados con lesiones en la cara, generalmente de heridas de bala).

El hospital, que luego se convertiría en el hospital Queen Mary, estaba en Frognal House (el lugar de nacimiento y de la propiedad de Thomas Townshend, Lord Sydney, después de que Sydney, fuera nombrado en Australia). 

 

Por sus servicios de guerra Gillies fue nombrado Caballero en la lista de honores del cumpleaños de junio de 1930. Donde William Arbuthnot-Lane, comentó: "Más vale tarde que nunca".

Práctica privada 

Entre las dos guerras Gillies desarrolló una práctica privada sustancial con Rainsford Mowlem, incluyendo a muchos pacientes famosos, y viajó mucho, dando conferencias, enseñando y  promoviendo las técnicas más avanzadas del mundo en cirugia reconstructiva facial. 

En 1930 Gillies invitó a su primo, Archibald McIndoe (1900 - 1960) a unirse a la práctica, y también sugirió que aplicara a un puesto en el Hospital de San Bartolomé. Este fue el punto en el que McIndoe  se comprometió con  la cirugía plástica, en la que también se convirtió en figura predominante en cuanto a los injertos de piel. 

 

El Innovador 
Tratando de hacer que el paciente se vea mejor necesitó algunas innovaciones importantes, que fueron iniciados en gran parte por Gillies y que más tarde se convirtió en la práctica estándar en la obra plástica. Su innovación más notable, el tubo de pedículo, se produjo por casualidad.

El 3 de octubre de 1917, un marinero preferente, por el nombre de Vicariato en silla de ruedas al quirófano en el Hospital Queen Mary. Toda la piel se había quemado la cara en una explosión de pólvora en el HMS "Malaya". Las quemaduras habían dejado cicatrices extensas. Los párpados y el labio inferior estaban al revés, y todo lo que quedaba era una masa retorcida, de lo que había sido una nariz. Luego vino un momento de inspiración: 

"Si se suturan los bordes de los colgajos, no podría yo crear un tubo de tejido vivo que aumentaría el suministro de sangre a los injertos, cerca de la infección, y será mucho menos propenso a contraerse  o necrosarse como en los métodos antiguos?" ... "otra aguja fue de rosca y, en un silencio atónito, empecé a unir las solapas en los tubos". 

Esta innovación tuvieron mucho éxito y dentro de unas semanas, los tubos se observaron por decenas de sus pacientes. El tubo de injerto de pedículo simplificado y era más seguro que una cara destrozada sería reconocible de nuevo. Más importante aún, el paciente podría volver a la sociedad con alguna apariencia de normalidad. Mirando hacia atrás, Gillies, dijo que era "un gran avance, que había buenas razones para estar orgulloso"

Los terribles heridas sufridas por Vicarage también llevó a la otra gran innovación. Mientras caminaba a casa tarde por la noche en medio de un ataque aéreo, Gillies quedó profundamente preocupado por los párpados de su paciente. El marino no podía cerrarlos y se vio obligado a dormir durante el ataque aéreo con los ojos abiertos. Recordando el incidente, Gillies escribió, "la idea me llegó de repente, una nueva manera de restaurar la función y apariencia de los párpados regresado". El método que se utilizó posteriormente en Gillies que se conoce como la "técnica de injerto epitelial". 

"Una cantidad considerable de dudas ha despertado interés alguno", escribió. "Pero cuando dentro de dos semanas fueron retirados los puntos de sutura ... no brillaba ante nosotros la tapa más perfecta que había realizado hasta ahora". 

Etapas en la operación de injertos epiteliales. 

El método de colgajos epiteliales y de  tubo de pedículado no eran sus únicas innovaciones. Más adelante en su carrera, Gillies utilizó lo que él llama un "injerto de piel intranasal para corregir un defecto de la nariz causada por la lepra. Esto estableció un nuevo principio en el tratamiento de la desfiguración facial de la lepra. También fue pionero de un nuevo método para re-conectar varias extremidades. Se trataba de de-la sección de guantes de piel y la amputación de la extremidad de sutura en el hueso a hueso, tendón de los tendones y los nervios en el nervio. La técnica resultó exitosa y un método similar se sigue utilizando hoy en día. 

Sir Gillies también que fue en gran parte responsable de establecer una relación de colaboración entre el cirujano general y el cirujano plástico. En la década de 1930, un cirujano general con el nombre de Gordon-Taylor pidió urgentemente ayuda Gillies. La paciente, una famosa tenista, tuvo una serie de tumores malignos y requirió cirugía que implicaba la eliminación de todo el labio inferior, parte de la mandíbula, a la izquierda de verificación, y el labio superior. Recordando el incidente, Gillies escribió, "Gordon-Taylor tenía fe en que la destrucción podría ser reconstruido". De hecho, Gillies tuvo éxito, pero les llevó cuatro años de un injerto para sustituir el tejido perdido!  Ese fue el primer caso registrado de colaboración, que ahora es práctica habitual. 
    

De lo reconstructivo a cosmético 
Tal vez la mayor innovación Gillies, si se puede llamar así, fue el pionero de lo que hoy se conoce como "cirugía cosmética". Después de la guerra, Gillies continuaron operando en los ex militares su rollo de los pacientes disminuyó lentamente. Para compensar, fundó su propia clínica privada a 56 Queen Anne Street, Londres. La clínica fue un éxito enorme, sobre todo debido a su buena reputación y un título de caballero en 1930. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que fuera visitado por los clientes de un género distinto, los clientes que quieren verse mejor o más bello, a pesar de no tener una deformidad evidente. 

Durante la década de 1930, las mujeres de la sociedad, estrellas de cine, y la gente etapa de ambos sexos llegaron a Gillies para los ascensores de la cara. "Una estrella de cabellos de oro", recordó, "era tan famoso que todo lo que tenía que ir bien". Su asistente de la época, el corte de las suturas alrededor de la oreja, accidentalmente cortó el lóbulo. "La pieza preciosa fue cosido de nuevo en tiempo rápido doble sin que el paciente sea consciente de ello". Uno de sus pacientes de estiramiento facial, una mujer de Londres prominentes de la sociedad, exigió una repetición de la operación cada seis meses. "Se veía maravillosa durante tres semanas, descendió de nuevo", dijo Gillies. "Cuando ella comenzó a parecerse a un baile chino-anfitriona sala decidí que era hora de parar. Ella se marchó a estropear la reputación de un cirujano de otras". 

Los estiramientos faciales no eran los únicos cambios cosméticos Gillies ayudó pionero. Él y su primo y Archibald McIndoe, un cirujano plástico compañeros y Nueva Zelanda, publicó un artículo en 1938 en su técnica de mamoplastia ideado para la corrección de anomalías de las mamas. En 1941, durante una gira de conferencias en los Estados Unidos, Gillies dijo a una audiencia en la Universidad de Galveston, Texas, lo que una vez operados los senos de un golfista aficionado: "una vez porque se impidió su swing y la segunda a petición de su amante. " Si bien estas operaciones eran normalmente condenadas por la sociedad y la comunidad médica, Gillies tenían una actitud que se adelantó a su tiempo: "Desde el punto de vista psicológico, el paciente se encuentra a sí misma capaz de ir entre sus amigos con un recién descubierto ecuanimidad". "Esas chicas ... con una sensibilidad que asciende a la melancolía recuperar su confianza en sí mismo." 

Gillies también se adelantó a su tiempo en la realización de las operaciones de cambio de sexo. Una de esas operaciones participan dos hermanas que fueron los bomberos voluntarios. "Al darse cuenta de que eran más masculinos que femeninos", Gillies, escribió, "vinieron a consultarme". Su caso fue uno de hipospadias, donde "las fuerzas que producen la 'masculinidad' o 'feminidad' aún no han ejercido su influencia sobre los órganos genitales". Después de Gillies había operado en ellos, que fueron absorbidos en la sociedad como "hermanos" normal ". En otro caso, endocrinólogos y psiquiatras le pidió que realice una operación de cambio de sexo de un paciente de sexo masculino que había un fuerte deseo de ser mujer. Debido a que la operación se convirtió en el tema de la protesta ética y sensacionalismo de los medios de comunicación, el procedimiento emprendido por Gillies nunca fue divulgado. Sin embargo, se dice que Gillies cabo "una operación muy ingeniosa, que se cree la primera de su tipo". 

Es cierto que entre los Gillies guerras cada vez más ocupado de casos de cosméticos, pero él siempre se consideró la cirugía estética para no ser más que una extensión de "subordinación de la cirugía reconstructiva" la mayor parte de sus pacientes eran todavía las personas que buscan alivio de lesiones graves causadas por accidentes. Un ejemplo de ello fue la señora Brown, que, durante un ataque de epilepsia, había caído en la red-las brasas de un fuego abierto. Gillies la describió como "una horrible cenizas de una mujer".: 

"El carbón había asado de la nariz y los labios por completo. Scarred objetos redondos opaco una vez los ojos me miró. ¡Qué terrible decisión ante mí! Ella se sentó en silencio mientras yo estudiaba, con un peso en mi mente si se justifica la aceptación de el reto de tratar de hacer de ella una nueva cara. A pesar de todo esto, la decisión de operar se hizo esperar. " 

Sabiendo que el éxito total fue más allá de su alcance, Gillies y colega Pomfret Kilner reconstruyó la nariz de la Sra. Brown y las mejillas. Sus senos expuestos estaban vestidos de nuevo, sus cejas renovadas, y su boca tenia nuevos labios. Incluso se espera que la vista pueda ser restaurada y llamó a un especialista en oftalmología - pero sin éxito. Sensación de que el mejor aliciente para la Sra. Brown sería la aprobación de corazón de su familia, Gillies la envió al salón de Elizabeth Arden en la Bond Street, donde recibió los tratamientos cosméticos disponibles más caro. Lamentablemente, algunos meses más tarde, Gillies recibió la noticia de que la Sra. Brown había muerto durante uno de sus ataques. "¡Pobre la señora Brown," Gillies, se le oyó murmurar con la cabeza inclinada por el dolor. 

Otro paciente, Jean Dawnay (más tarde George Galitzine, princesa), tuvo, como de 4 años, la mitad superior de la cara cubierta con punto de ebullición de alquitrán y asfalto en un accidente de lado. Ante el temor de un daño permanente a la herida expuesta Jean fue llevado a la práctica para el tratamiento Gillies. 
 
La operación fue un éxito completo, aparece en The Lancet, y, en un fragante resultado de un melodrama de Hollywood, Jean iba a convertirse en un modelo de líder para Christian Dior y Jacques Fath y casarse con un príncipe ruso. "No habría pasado nada que ver", ella recuerda, "sin Gillies y McIndoe". 

El Padre de la Cirugía Plástica del siglo XX

Sir Harold Gillies (far left) and other surgical staff

 
Entre las guerras, el nombre  Harold Gillies, se convirtió en sinónimo de cirugía plástica. Gillies, sin duda, fue el padre fundador de esta disciplina de reciente creación y que no había evidencia de esta mayor que en los Estados Unidos.

Después de una gira de conferencias  Gillies destacó el "surgimiento de un gran grupo de cirujanos plásticos EE.UU.". Muchos de ellos habían visto operar a Gillies durante la guerra, y muchos más habían sido tutelados por él después de la guerra. Su popularidad fue tan grande que en 1941, cuando fue invitado de honor en el Congreso Americano de Oído, Nariz y Garganta (Chicago), más de 2000 cirujanos lo  llegarón oír hablar.

A la edad de 78 años, recibió la Mención Especial de Honor de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, en reconocimiento a su desarrollo "de la especialidad de cirugía plástica," y sus "contribuciones excepcionales al progreso científico de su práctica. "Hoy Gillies es recordado cada año en la Academia Americana de Cirugía Plástica y Reconstructiva con el Premio  Harold Delf Gillies al mejor trabajo de investigación científica. 

Además de los estadounidenses, Gillies había entrenado cientos de cirujanos en su pais . En el Hospital Queen Mary's en los años 30 había equipos de cirujanos procedentes de Canadá, Australia y Nueva Zelanda. y muchos de ellos se convirtieron en fundadores de la cirugía plástica en sus propios países.

Un cirujano tal fue su colega neozelandés Archibald McIndoe que llegó a Gran Bretaña a través de los Estados Unidos. Cuando Gillies lo tomó bajo su ala en 1930, no habría sabido que algunas de las hazañas de McIndoe de que un día sería tan grande como el suyo. 

The Life and Works of Sir Harold Gillies

El Regreso a casa 

Harold Gillies antes de morir regresó a su Nueva Zelanda natal. Homesick después de una ausencia de casi 51 años, voló con su esposa en el otoño de 1955. Antes de salir de Inglaterra, dijo un amigo cercano que "quiero oler el monte de Nueva Zelanda en un día húmedo, quiero escuchar la TUI, pescar la trucha marrón, hacer un poco de pintura, y tal vez jugar tres o cuatro agujeros de  golf. Y yo quiero ver la pohutukawas en plena floración".   

Mientras que en Nueva Zelanda se dirigió a una reunión de la Royal Australasian College of Surgeons en Christchurch, y visitó a su hijo, Juan, que vivía cerca de Dunedin. Tal fue su "maná", que el Gobierno de Nueva Zelanda le dio el transporte local gratis, los viajes de tren gratis y alojamiento gratuito. En Wellington, fue el invitado de honor en un banquete especial otorgado por el Primer Ministro Sidney Holland.

Instrumentos:

Sobre este portaaguja/tijera se escribió un articulo interesante en el  J Med Biogr 2008;16:220.

Libros:

Plastic Surgery of the Face.

The Principles and Art of Plastic Surgery.  Gillies-Millard, 1957.

Técnicas quirúrgicas

Introdujo cientos de tecnicas quirurgicas como por ejemplo:

Los colgajos:

 

colgajos tubulares:

Comisuroplastia Gillies-Millard:

Reduccion de fractura de arco cigomatico:

 

Reconstruccion mandibular con costilla:

 

Un Tributo Final 
En 1962, el distinguido cirujano británico Sir Heneage Ogilvie escribió que "durante mi vida sólo he conocido tres cirujanos que estaban, sin duda, en primera clase. Fueron Geoffery Jeferson, Harold Gillies y Russell Brock. Aparte de Arbuthnot Lane, que se fue antes de tiempo, son los hombres sólo en Europa o América que han tomado una rama de la cirugía y que por su propio esfuerzo, por su liderazgo, su investigación y la artesanía, han dejado mucho más alto que lo encontraron.

 

Decir  Gillies es un eufemismo : inventó la cirugía plástica. No hubo cirugía plástica antes de su llegada. Todo lo que desde entonces, no importa cuyo nombre se adjunta a él, fue iniciado por Gillies, perfeccionado por él y por él transmitida a los hombres pequeños, que han afirmado a menudo como propios.

Llegó a ser Brigadier Honorifico de la Royal Army Medical Corps, Fellow Honorario de la Australian College of Surgeon (ACS), American College of Surgeon (ACS) y de la Royal Society of Medicine (RSM), primer Presidente de la Asociación Britanica de Cirugía Plástica (BAPS), Presidente Honorario de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica (ISAPS) y condecorado por el gobierno Danes (1923) y el Noruego (1943)

Uno de sus discípulos escribió: como pionero quirurgico el era mundialmente famoso, el tenia una de las mas activas e ingeniosa mente, en adicion a una capacidad para la adopción de penas infinitas y poseía una brillante técnica quirúrgica. Su punto de vista sobre los aspectos de la cirugia en la que estaba interesado  no le permitiría contemplar los límites de posibilidades de lo que podría hacerse. El tenía una original cualidad de pensar y una capacidad concebir ideas y de ponerla en práctica,  lo que lo encasillo como un verdadero genio.  Br Med J. 1960 September 17; 2(5202): 866–867.

 TAGS:

 Falleció el 10 de Septiembre de 1960 en la London Clinic a la edad de 78 años.

 TAGS:

 

 

{
}

Álbum de fotos de Sir Harold Delf Gillies (1882 - 1960).

2 de 2

Ver fotos de Sir Harold Delf Gillies (1882 - 1960).

{
}

Comentarios Sir Harold Delf Gillies (1882 - 1960).

Extraordinaria la biografía de Sir Harold Gillies,no conocía los detalles tan interesantes de su vida personal.Los felicito ,gracias por ilustrarme.
Aquilino Gaitan Aquilino Gaitan 08/01/2012 a las 05:17
BUENÍSIMA ESTA VERSIÓN BIOGRÁFICA, QUE ZOILO HA DESEADO COMPARTIR CON NOSOTROS.
LE HABRÁ COSTADO INVESTIGARLA.
NUEVAMENTE MUCHÍSIMAS GRACIAS POR ESTA ESPECIAL CORTESÍA.
QUIERA DIOS LE ILUMINE PARA LOGRAR GRANDES ÉXITOS EN LA PROFESIÓN Y EN LA VIDA.
ALVARO RINCÓN VELANDIA ALVARO RINCÓN VELANDIA 05/08/2013 a las 01:36

Deja tu comentario Sir Harold Delf Gillies (1882 - 1960).

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.